Viajar te nutre

escrito por

¿Cómo quieres pasar tu vida? ¿Endeudado(a) hasta el cogote pagando una casa en el mismo sitio donde naciste o utilizando el dinero que ganas para tener nuevas experiencias que te hagan sentir vivo(a)?

Una vez una de mis sabias tías me dijo algo que me marcó para siempre: “si tú crees que los bienes materiales son el medio para la felicidad, prueba la rutina: es mortal”.

Esto me lo dijo después de casarme, justo había terminado de pagar mi camioneta con la firme intención de no volver a endeudarme nunca más. Y sigo con lo mismo, prefiero mil veces ahorrar antes de embarcarme en negocios con algún banco y sus intereses de burla.

Claro que ahorita veo mi camioneta y la amo eternamente, quiero que me dure para siempre jajaja. Sin embargo, al ver mis fotos en Instagram me doy cuenta que valoro mucho más el haber trabajado arduamente para poder comenzar a viajar por el mundo, que las cosas materiales.

Evidentemente hay personas que no están de acuerdo conmigo y yo respeto, esto es solo mi punto de vista que más que un consejo es una filosofía de vida que les comparto porque estoy segura que tarde o temprano estar estancado en un único lugar puede provocar malestar, depresión e inconformidad para cualquier persona en su sano juicio.

Pero entonces, ¿por qué viajar te nutre?

  1. Porque te cultiva. Conocer lugares, costumbres, climas y humanos diferentes a los que estás acostumbrado(a), te obliga a maravillarte. De pronto tu interés gira a saber cómo realizan cierta actividad o platillo, entonces investigas y te enteras de datos nuevos que jamás te imaginaste que ibas a saber. Esos datos los compartes mientras abres la mente de los demás, otorgándoles posibilidades infinitas de aprendizaje. Comprendes que hay un mundo allá afuera que no es el tuyo; tus pláticas ya no se reducen a tu comunidad, te conviertes en un ser renovado, más abierto e interesante para los otros. Cool, ha?
  2. Porque te llena de energía. Sí, viajar te revitaliza. Dejas la rutina a un lado para descubrir un nuevo sitio lleno de magia. Recargas energías positivas y regresas a tu lugar de origen con una nueva actitud. La playa, el bosque y los lugares en los que estás en contacto directo con la naturaleza son ideales para esto. ¿Hace cuánto que estás muerto(a) por dentro y no sales a disfrutar del sonido de un río o para ver animales en su hábitat natural? Los ojos también necesitan vitaminas y no solo por verle el trasero a alguien que te gusta. Digo… 😁
  3. Porque te alimenta. El espíritu. Y no, no es cursilería ni nada tiene que ver con religión. Me refiero a esa parte interior que todos tenemos y que necesitamos nutrir todos los días para poder mantener un sano equilibrio mental, además de la parte emocional. Escapar de la rutina y de los malos hábitos de la ciudad, del trabajo o el estrés, debería de ser considerado en cada receta médica porque muchas veces el medicamento no basta pues hay que sanar desde nuestros pensamientos; entonces el irte lejos de todo y cambiar de perspectiva te hace mucho bien.

Pensemos en una deliciosa comida que nos encanta y que nos deja un delicioso sabor de boca, que después de comerla nos provoca sentirnos sanos, felices y satisfechos. Sí, los viajes enriquecedores también te inducen en ese mismo estado placentero que sientes al probar algo increíblemente bueno.

Viajar es el combustible que nuestra mente necesita para relajarse, animarse, ser más productiva, creativa y liberal.

Claro, así como en la comida nada debe de ser con exceso sino todo con medida, debes diseñar tus viajes así como programas un plan de nutrición pues tampoco se trata de quedarte en la ruina cada vez que sales de tu casa, ni de descuidar otros aspectos que son importantes para ti como el trabajo, tu familia o tus amigos.

Queridos lectores, ¿ustedes por qué creen que viajar nos enriquece? Esperamos sus respuestas.

¡Hasta la próxima semana, mis viajeros 2Fashionistas! ✈

______________________________________________________________________________________________________________________________________