Ser independiente vs mi relación de pareja

escrito por

Ángeles Mastretta escribió alguna vez: “ella se enamoró como se enamoran las mujeres inteligentes, como una idiota”. Y es cierto, todas somos culpables de haber caído (al menos en una sola ocasión) en ese terrible error, nos enamoramos para dejar de ser nosotras mismas.

Es como si tomáramos una píldora que al instante te provoca sensaciones inesperadas y te obliga a estar en un estado de tontería permanente.

No digo que enamorarse esté mal, al contrario, te hace sentir jodidamente bien; el problema comienza cuando ese enamoramiento te hace olvidarte de ti misma, de tus sueños, aspiraciones y gustos. Te vuelves co-dependiente o hasta una sombra de tu pareja.

Y es que ¿cómo no? Si al principio lo ves perfecto, es el hombre ideal, el que jamás te haría daño ni tiene defectos. Entonces pasan los años, el tipo se conforma, deja de conquistarte y hasta te eructa en la cara. ¿Dónde quedó ese príncipe azul que tanto te gustaba? Lo peor, ¿dónde quedaste TÚ?

Dicen que el matrimonio es un infierno consensuado; yo no creo que sea un infierno pero sí puede serlo cuando ambas partes no están de acuerdo. O tal vez pase que tengas una relación de muchos años ya y creas que todo está perfecto pero sientes que algo te falta.

Y eso que falta es tu independencia.

Pero, ¿cómo ser independiente si él es ya una parte de ti? Como un brazo, está tan adherido a tu cuerpo que no puedes soltarlo -casi- ni para ir al baño. ¡Calma! Hay esperanza, puedes recuperar tu individualidad dentro de tu noviazgo o matrimonio con estos sencillos pasos:

  1. Te deben amar POR TI. Sí, por lo que tú eres, por quién eres. Obvio que estar en una relación te tiene que ayudar a ser una mejor persona, a evolucionar en tu ser, pero jamás orillarte a cambiar para ser algo que tú no deseas. Convertirte en alguien diferente solo por agradarle a tu pareja es el peor error de este mundo. Igual pasa con dejar de hacer las cosas que amas solo porque estar con él/ella te consume todo tu valioso tiempo. No olvides que el objeto de tu afecto se enamoró de ti por la persona independiente que eras en un principio, ¡recupérate!
  2. NO olvides a tus amigas. Y bueno, no hay mucho qué decir. Recuerdo que en la universidad una amiga cambiaba completamente con cada novio que tenía, por lo que lo primero que desechaba para poder estar con ellos era a sus amigas. Evidentemente después regresaba llorando rogando por nuestros hombros como consuelo y ahí estábamos como brutas aguantando sus desgracias, desplantes y caprichos. De lo que siempre se arrepintió era de hacernos a un lado por tipos que no valían la pena. Parejas, miles; amigas, pocas.
  3. Sus amigos NO son tus amigos, y viceversa. Así como lo lees. Porque una cosa es llevarse muy bien y crear armonía con sus amigos, y otra muy diferente crear lazos demasiado íntimos con ellos/as, sobretodo si acabas de comenzar con tu noviazgo. Si deseas ser independiente dentro de tu relación de pareja esta es la regla más importante, ya que no falta él/la desequilibrado/a mental que en alguna reunión pudra el rancho y ocasione problemas entre ustedes, por lo que es mejor siempre mantenerse al margen creando relaciones sanas e individualistas.
  4. Comprométete primero contigo misma. Dejar tus sueños de lado por alguien que amas es una reverenda tontería (y soy decente porque la verdad es que hacer eso merece otro adjetivo). Sea quien sea que te obligue a no seguir tu camino por temor a perderte o por lo que sea, esa persona NO te ama y necesitas huir de esa relación cuanto antes. O mínimo explicarle que mereces tener tus propias cosas, tomar tus propias decisiones, tener tus propios contactos, no desistir en tus sueños ni mucho menos, dejar que invada TU ESPACIO PERSONAL.
  5. Sus sueños NO son tus sueños. Aunque se escuche fuerte y me quieran asesinar “¡¿cómo te atreves a decir que no apoyaré el sueño de mi marido?!” Ay, come on! Nadie está diciendo algo así, se trata de apoyar y compartir PERO también de ser egoístas. Jamás en el sentido de “que él lo dé todo y yo no hago nada”, tampoco. Pero no se trata de desgastarse con tal de que el otro tenga éxito, tratando de cubrir todas sus necesidades, enloqueciendo al vivir su vida y no la tuya: tus sueños son igual de importantes que los de tu pareja, así que deben trabajar en conjunto para lograr sus metas, pero siempre con la independencia justa respetando sus sueños personales.

Enamorarse es increíble queridos 2Fashionistas, solo debemos mantener el balance adecuado para que nuestra relación sea algo nutritivo y valioso para ambas partes. Nunca pierdan su individualidad.

¡Nos leemos la próxima semana!

______________________________________________________________________________________________________________________________________