Resiliencia y valentía para seguir

escrito por

¿Cuántas veces no hemos escuchado que somos responsables de nuestra propia felicidad? Sin embargo, casi siempre buscamos compartirla, olvidando que otras personas no son responsables de ello. Es tan fácil y sutil depender de alguien más y creer que si no están, ya no volveremos  sentirnos igual.

Nuestra vida y nuestro trabajo, como antes lo he dicho suceden al mismo tiempo. Si no estamos bien en alguno de los 2 lados, sin duda se reflejará en ambos lugares.

Así que hoy dedico mi texto a todas aquellas personas que han visto sus sueños volverse añicos y que se sienten totalmente desanimados en seguir adelante, especialmente cuando el problema proviene de tu vida personal, de tu casa.

Entiendo que si seguimos nuestros sueños y trabajamos en ellos, al final buscamos compartir nuestros logros con quienes decidimos crear una familia. Para estos casos he encontrado un par de palabras que me recuerdan la naturaleza del humano y que puede ayudarnos en aquellas situaciones que no podemos controlar y que aunque no lo creamos, es muy importante no poder controlarlo. ¡Ya saben, dejarnos sorprender por la vida misma!

Sólo quiero que se enfoquen en 2 palabras: resiliencia & valentía.

Resiliencia te da la posibilidad de recuperarte ante una adversidad para seguir avanzando hacia tu futuro deseado. No tienes porqué cambiar tus planes y tus sueños si alguien más te ha abandonado, no te hagas lo mismo. No abandones tu esencia, esa que te dice que es lo que tu corazón realmente ama. Esta capacidad de regenerarte es una aptitud con la que todos contamos, no lo dudes y puedes incrementarla al trabajar tu autoestima.

Haz todo aquello que sabes que te traerá paz y alimentará tu pasión hacia la vida.

Si eres madre, esta es la ocasión perfecta para enseñarle a tus hijos una de las lecciones más importantes: Amo a esa persona pero me amo más a mí cuando me hace daño. Por otro lado, amar verdaderamente también es dejar ir y buscar el camino más positivo para todos. Nadie debe estar donde NO quiere estar. Si no tienes hijos, qué gran triunfo para tí darte cuenta de que tan fuerte eres.

Valentía, esta palabra es tan interesante y es una que ambas personas utilizan en el momento de una separación: Quién se va y quién se queda deben vencer sus dudas y actuar con firmeza para terminar ciclos.

Obviamente la persona abandonada puede tener horas o hasta meses de desventaja para reponerse ante la noticia. Así que debemos tomar ese aliento o vigor que la valentía nos da para seguir adelante, movernos, seguir viviendo.

Los miedos que surgen a partir de la incertidumbre, son mentiras en tu mente. No debemos dejarlas fluir y más bien llenarlas de visiones, sueños, ideas de lo que queremos lograr, así como la manera en que los haremos realidad.

Medita en la posibilidad de lo que el universo te ofrecerá a partir de ésta barrera superada, porque aunque no lo creas, eso era. Siempre estaremos donde debemos estar, la vida no se equivoca y debemos fluir en esos cambios.

Disfruta esta nueva oportunidad, con todo el dolor y la tristeza que sientes mientras sanas, te reconstruyes, pero asegúrate de no detenerte. Mira lo que SÍ tienes y disfrútalo al máximo, día a día. Superando esto, controlándote, verás que emprender será más fácil y sentirás más confianza que nunca en ti misma.

Qué gran oportunidad la de vivir haciendo lo que más amas, ¿no creen 2Fashionistas?

______________________________________________________________________________________________________________________________________