No cambies, evoluciona

escrito por

¿Cuántas veces no hemos escuchado la típica frase que asegura “cuánto hemos cambiado” a través del tiempo? Y puede que sea cierto en algunos casos, pero en otros muchos no tanto.

Porque existen aspectos de ti que tal vez modificaste o eliminaste de tu vida con el objetivo principal de mejorar a nivel personal, profesional o simplemente creciste de golpe, así, sin darte cuenta.

Evolucionar quiere decir que maduraste sin perder tu esencia.

Se trata básicamente de no perder tu verdadera personalidad, de ser fiel a ti al no dejar de lado tus valores ni echar por la borda todo en lo que tú crees, ya que al final de cuentas eso es justo lo que nos define; es nuestra carta de presentación ante el mundo, el cómo nos percibe nuestro entorno.

Y puede ocurrir que muchas veces nos perdamos en el camino, que no sepamos quiénes somos realmente ni cómo llegamos al lugar en el que estamos ahora. Sin embargo, esa confusión es algo bueno porque las crisis personales siempre serán los mejores conductores que nos lleven a resurgir y a evolucionar.

Una persona puede cambiar por factores ajenos a ella, como la presión social o la inseguridad; entonces no se permite evolucionar porque está cumpliendo estándares ajenos. La evolución solo llega cuando se está consciente de uno(a) mismo(a).

La evolución de tu ser requiere un alto grado de compromiso propio.

Por ejemplo, “Sarita” era muy enojona, por todo explotaba y por todo se quejaba. Hasta que un día se cansó de esa característica suya y se concedió evolucionar. Ella es ahora una persona calmada y serena, que ante los problemas esboza una sonrisa tratando de solucionarlos de la manera más madura posible.

La gente, admirada le dice: “cuánto has cambiado, mujer”, pero no es así. Sarita continúa siendo la misma persona, solo que ahora aprendió a dominar sus emociones negativas y ve las cosas desde otra perspectiva: eso es evolucionar, convertirse en lo mejor que su ser tiene para ofrecer.

Evolucionar también significa sanar.

Un concepto muy importante de la evolución personal es el sanar. Lo que solo llega con el perdón, la aceptación, la conciencia, la paz interior y la determinación: siendo, sintiendo y vibrando desde aquello que experimentamos a diario.

Cuando evolucionas no sueltas la pasión, no sueltas la ambición, lo que sí dejas ir es la pretensión de control.

Así que ya lo saben queridos 2Fashionistas: no cambien, evolucionen.

¡Hasta la próxima semana! ✨

______________________________________________________________________________________________________________________________________