Disciplina: la herramienta más poderosa

escrito por

Lo confieso: no soy fan de la rutina, me aburro y disperso con facilidad. Aunque estoy consciente que los hábitos diarios te pueden llevar al éxito (o también al fracaso).

Hace no mucho hablábamos de aquellas personas a las que consideramos como “muy afortunadas” y que queríamos desvelar el secreto de su “buena fortuna”; justo en ese mismo post descubrimos que no hay mayor secreto, pues la receta de su éxito era una combinación de buena actitud con inteligencia emocional.

Pero si la rutina es aburrida, ¿cómo podría ser beneficiosa para alguien? Si hacer las mismas cosas una y otra vez puede resultar sumamente fastidioso.

La repetición de situaciones que no nos gustan o no nos apetece hacer nos lleva a un estado de hartazgo permanente, es por esto que dejamos de poner empeño en ello, no obteniendo los resultados deseados. Como ir al gym, salir destrozado todas las veces y dejarlo a las dos semanas a causa del cansancio, por ejemplo.

Y es aquí donde aparece la herramienta más poderosa para lograr todas tus sueños y objetivos: la disciplina.

Esa que se define como la capacidad de actuar ordenada y perseverantemente para conseguir un bien. La disciplina exige un orden y unos lineamientos para poder lograr más rápido los objetivos deseados, soportando todas las molestias que esto puede ocasionarnos.

La ciencia detrás de la disciplina se fundamenta en una sola cosa: los hábitos diarios. No hay de otra, si quieres ganar, tienes que seguir una rutina (saludable, por supuesto).

Todas esas personas que admiramos por algún logro, han sabido ser disciplinados. Cuando modificas tus hábitos con la finalidad de conseguir un bien, las cosas mejoran. ¡Solo necesitas 21 días para lograrlo!

Fórmula secreta para lograr tus metas: Disciplina + Responsabilidad + Pasión = Éxito.

Y bueno, tal vez la rutina resulte tediosa en un principio, pero aquí entra la madurez: no todo puede ser divertido todo el santo día, pero sí puedes aprender algo nuevo cada hora, cada minuto; y en eso es en lo que debes enfocarte.

¿Quieres ser una persona disciplinada? No es sencillo, pero puedes comenzar con estos pasos:

  1. Realiza una tarea diaria que no te guste y hazla a plena conciencia: es decir, a mí me choca lavar la vajilla, pero es algo que se tiene que hacer. Lo que hago ahora para que esta obligación no me resulte aburrida es que practico Mindfulness mientras lavo cada cubierto, cada plato, cada vaso, así hasta que concluyo en mucho menos tiempo de lo esperado.
  2. Tiende tu cama: sí, todos los días. Aunque no vayas a salir de casa, procura hacer de esto una tarea diaria. Verás como en menos de dos semanas, lo comenzarás a realizar en automático. Felicidades, ya creaste un hábito.
  3. ¡Duerme! El sueño es la forma más efectiva para descansar y recobrar fuerzas. Además, ¿quién no es fan de estar bajo las sábanas entregándose a los brazos de Morfeo después de un día agotador? Deja que tu creatividad se regenere con 8 horas descansando en uno de tus lugares que debería de ser uno de tus favoritos: tu recámara. Trata de que de lunes a viernes, tu hora de dormir y despertar sea siempre la misma para acostumbrar a tu cuerpo.
  4. Medita. Todos los días a la misma hora. Comienza con meditaciones pequeñas, de un minuto; luego aumenta el tiempo. Este punto es bastante técnico, pero es muy interesante. Cuanto más meditamos, tenemos menos ansiedad porque en realidad estamos haciendo menos intensos estos envíos de información a esta parte de nuestro cerebro, fortaleciendo conexiones con el razonamiento y la toma de decisiones, lo que nos permite ser disciplinados de forma natural.
  5. Haz ejercicio: Yoga, caminar por el parque, correr, bicicleta, futbol, lo que quieras, pero ejercita tu cuerpo por lo menos 30 minutos al día. El ejercicio es el hábito diario más valioso que puedes tener, por eso no es casualidad que empezar a ejercitarte entrene tu disciplina y te ayude a lograr metas en otras áreas inesperadas de tu vida.

2Fashionistas, recuerden que la rutina también puede ser excitante; lo único que necesitan es una buena dosis de creatividad.

¡Hasta la próxima semana!

_____________________________________________________________________________________________________________________________________