Cómo preparar la tabla de quesos ideal para el otoño

escrito por

Queridos 2Fashionistas por fin estamos en la temporada más esperada del año: fiestas, reuniones familiares y con los amigos, posadas con los compañeros del trabajo. El otoño nos encanta porque, además de la increíble moda que trae consigo, también existen recetas deliciosas para preparar y degustar con tus seres queridos.

Una tabla de quesos es una opción exquisita para deleitar cualquier paladar.

Por lo que, si eres anfitrión(a) de alguna fiesta y deseas impresionar a todos tus invitados con tu buen gusto y conocimiento de la buena cocina, aquí te enseñamos cómo preparar la tabla de quesos ideal para el otoño.

1. Variedad de quesos. Suena lógico ya que su nombre lo indica, ¿no es así? Pero, para elegir los mejores quesos debes conocerlos a todos:
Quesos envejecidos: Cheddar, Gouda de cabra, suizos, etc.
Quesos blandos: Brie, Camembert, Bliss Constant, etc.
Quesos duros: Gruyere, Jarlesberg, Monterey Jack, Provolone, etc
Quesos azules: Stilton, Gorgonzola, etc.
Como alternativa, toma un queso de cada tipo de leche – de cabra, de oveja y de vaca – para asegurar que varios sabores diferentes están presentes en tu plato.

2. El acompañamiento. Es decir, todos los demás ingredientes que, al mezclarlos con los quesos causarán una explosión de sabor en la boca de tus invitados:
Algunas comidas pueden intensificar e incluso cambiar el sabor del queso. Se pueden servir los quesos con una gran variedad de acompañamientos como nueces tostadas, dulce de membrillo, rebanadas de pera o manzana, frutos secos, mermelada de vino, higos, dátiles, uvas (y un sin número de opciones disponibles hoy en día como acompañamiento).

3. Coloca tus quesos empezando desde los más suaves hasta los más fuertes si estás sirviendo la tabla de quesos como un plato. Los quesos azules son los más fuertes en el plato, seguidos por los quesos de corteza lavada. Mantén los quesos dentro borde del plato, de no hacerlo así lucirá desordenado. No olvides colocar dentro del plato rodajas de pan de grano, tostadas o galletas de ajonjolí como complemento para servir los pedazos de queso y fruta.

4. Las bebidas ¡no pueden faltar! Puedes escoger un vino para emparejar tu plato de quesos, el encargado de la queseria te podría aconsejar qué vino va bien con la variedad de quesos que has adquirido. Con quesos azules fuertes, nada es mejor que vinos de postre como Port, Tawny Port, Muscat, Zin de última cosecha, Sauternes, etc. Los quesos suaves pueden ser abrumados por el sabor de vinos muy asiropados como son los vinos de postre, así que evítalos si no estás sirviendo quesos de sabor fuerte.

¡Listo, lo has logrado! Solo resta disfrutar y compartir.

Feliz otoño lleno de sabor.

______________________________________________________________________________________________________________________________________