Elige ser “la niña mala”

escrito por

Por más niñas rebeldes, honestas y felices habitando este mundo. Este texto es una invitación para convertirte en la niña mala que siempre has querido ser.

Frases como: “calladita te ves más bonita”, “con ese carácter ningún hombre te va a querer”, “sonríe que solo así te ves linda”, “las mujeres ambiciosas son malas”, “únicamente las niñas buenas van al cielo” entre tantas otras palabras que juntas no hacen ningún sentido, son las que escuchan diariamente miles de niñas. Y eso, es preocupante.

Con la amenaza de que si te comportas como una “mala niña” te ganarás una dudosa reputación, millones de mujeres alrededor del mundo crecen reprimidas llenas de ideales torcidos creyendo que no merecerán el cariño de nadie si no cumplen las reglas establecidas: ser sumisas y delicadas, estando siempre dispuestas a las órdenes o deseos de los demás.

Y es que la vida de las “niñas buenas” es aburrida pues siempre están buscando cumplir las expectativas ajenas y no las propias, mientras que las “niñas malas” solo están preocupadas por cumplir SUS propias expectativas, por buscar su propia realización. Porque las “niñas malas” saben que para que su entorno esté bien, ellas tienen que estar y sentirse bien primero.

Una “niña buena” basa su felicidad en los demás; una “niña mala” basa su felicidad en ella misma y en el poder de sus decisiones.

A las “niñas malas” les importa un comino lo que piensen o digan los demás, pero saben aceptar un buen consejo y escuchan las críticas constructivas con el afán de mejorar. Las “niñas buenas” lloran por horas al enterarse acerca de un rumor sobre ellas y nada más. Queridas niñas buenas, ¿dónde está su seguridad? ¡Nunca la dejen de lado!

Las “niñas buenas” esperan a su príncipe azul, siempre bonitas, siempre ilusionadas. Las “niñas malas” saben que los príncipes azules solo existen en los cuentos infantiles, por lo que algún día llegará ese hombre real, con defectos y virtudes, que sabrá tratarla como a una reina y con el que podrá pasar el resto de su vida si así lo deciden los dos.

O tal vez llegará su mujer real, no sabemos, el chiste es que una niña mala entiende que soltera está completa y que si lo desea compartirá parte de su vida con esa persona especial, sin olvidarse de ella misma como ser individual.

Una “niña buena” se ve obligada a mentir si algo no le gusta porque tal vez no quiere herir los sentimientos de alguien, cayendo muchas veces en la hipocresía. Una “niña mala” es sincera, le hace frente a la verdad aunque duela y tiene amigas cuyas relaciones durarán toda la vida, porque saben que entre ellas no hay competencia, chismes ni mentiras.

Las “niñas malas” saben cómo divertirse, entienden que su tiempo es lo más valioso que pueden tener así que no lo desperdician con cualquier persona ni con cualquier actividad. Una “niña buena” es tolerante mientras se sienta a esperar a que las cosas sucedan porque así le han enseñado, cree que fluir es quedarse estática rezándole al santo volteado de cabeza. ¡No te equivoques, niña buena! Debes hacer que las cosas pasen.

Una “mala niña” sabe cuándo es hora de irse y no volver jamás. Una “buena niña” soporta hasta el final, aunque pierda su dignidad.

El concepto de “niña buena” nada tiene que ver con ser una buena persona. Los valores y la integridad nunca estarán peleados con la felicidad. Una buena persona construye, impacta y motiva; una niña buena sigue instrucciones sin cuestionarse, sin aportar nada más que su -casi imperceptible- presencia y sin atreverse a soñar por sí sola.

Por eso elige convertirte en la niña mala siendo una buena persona.

Elige tus sueños por encima de todo. Elígete a ti misma sobre cualquiera que no sepa valorarte. Elige decir la verdad aunque incomode. Elige trabajar antes de que alguien te mantenga, porque la independencia económica es poder y la libertad no es para gente barata o conformista. Elige seguir lo que te dicta tu corazón sin temor al qué dirán ni a la soledad.

Elige disfrutar TU vida bajo TUS propios términos, creando TUS propias reglas.

 

¿Recuerdan mi post acerca de las creencias limitantes? Bueno, pues este tema va muy de la mano con el anterior. No debemos permitir que lo impuesto por alguien más nos impida ser felices.

¡Hasta la próxima semana, queridos 2Fashionistas!

______________________________________________________________________________________________________________________________________